23 de noviembre de 2014

La auténtica Pocahontas

Nació en 1595 y fue la hija mayor de Wahunsonacook, jefe de la tribu powhatan, cuyos poblados se ubicaban en los territorios del actual Estado de Virginia.

Al poco de llegar los blancos a sus tierras, un grupo de indios secuestró a uno de los colonos, llamado John Smith, a quien iban a ejecutar. Sin embargo, Pocahontas lo protegió con su cuerpo y consiguió que lo liberasen. Al menos, eso fue lo que contó Smith, aunque hay ciertas dudas sobre la verosimilitud de la historia. Lo que sí parece cierto es que los indios y la propia Pocahontas ofrecieron alimentos a los colonos para que pudieran sobrevivir. Cuando estos supieron que era hija de un jefe indio, la secuestraron para que su padre liberara a prisioneros ingleses. Wahunsonacook no accedió al canje y la joven india permaneció en la colonia, donde aprendió inglés y se casó con el viudo John Rolfe.

En 1616, los colonos decidieron enviar a Pocahontas al Reino Unido para demostrar la docilidad de los nativos y conseguir capital de nuevos inversores. La joven india murió un año después.


Fuente:
Muy Historia nº 57

15 de noviembre de 2014

A qué jugaban los vikingos

Los vikingos, muy ocupados con sus viajes de saqueo, también tenían tiempo para entretenerse. Inventaron un juego de mesa llamado Hnefa-Tafl, que significa Juego del rey. Este juego aparece mencionado en las sagas y triunfaba entre la nobleza vikinga. Es un juego de habilidad en el que un rey debe escapar de un ejército sitiador.

El Hnefa-Tafl surgió en los países escandinavos. Probablemente se desarrolló a partir de un juego de guerra romano llamado Latronculorum ludus, que a su vez proviene de un juego griego llamado Petteia.

En su variante escandinava el Hnefa-Tafl fue exportado a través del comercio y la invasión, llegando a las islas británicas, Islandia, Francia, Alemania, Ucrania y Groenlandia. Ha habido numerosos hallazgos de tableros y piezas en todo el norte de Europa. El juego mantuvo su apogeo hasta la llegada del ajedrez.


Con el fin de la Era Vikinga, llegó la decadencia del Hnefa-Tafl. Fue reemplazado por el ajedrez como el juego de mesa preferido entre la nobleza y los intelectuales. En el siglo XII se hizo muy popular el juego de las damas, reemplazando al Hnefa-Tafl entre las clases que no podían permitirse el lujo de tener un ajedrez.



Fuentes:
- La mano blanca de la luna
- Hnefatafl-The Game of the Vikings

9 de noviembre de 2014

El Muro de Berlín

Cuando acabó la II Guerra Mundial y tras la división de Alemania, Berlín también quedó dividida en cuatro sectores: estadounidense, soviético, francés e inglés. Las relaciones entre los soviéticos y los aliados eran cada vez más tensas y se llegó a un punto en el que surgieron dos monedas, dos ideologías y, finalmente, dos alemanias.


En 1949 los sectores estadounidense, francés y británico pasaron a llamarse República Federal Alemana (RFA) y el sector soviético se denominó República Democrática Alemana (RDA). Fueron creados 81 puntos de paso entre las dos zonas de la ciudad.

Debido a la maltrecha economía soviética y, por el contrario, a la floreciente economía de la zona occidental, antes de 1961 casi 3 millones de personas habían abandonado la zona soviética. Aproximadamente la mitad de esos emigrantes estaba compuesta por gente joven, menor de 25 años. Alrededor de 500.000 personas atravesaban la frontera diariamente en ambas direcciones, teniendo oportunidad de comparar las condiciones de vida en ambos lados. En 1960, 200.000 personas se mudaron al oeste definitivamente. Este abandono por parte de la población llevó a la RDA al borde del colapso económico y social.

En la mañana del 13 de agosto de 1961 en la frontera soviética se erigieron barreras con alambre de espino y se prohibió cualquier tráfico en ambas direcciones. En los días siguientes, obreros de la construcción sustituyeron las alambradas por un muro de hormigón y piedras de grandes dimensiones. Todo ello bajo la estricta vigilancia de los guardias fronterizos de la RDA. De un día para otro, calles, plazas y casas quedaron divididas por el muro.


El “Muro de la Vergüenza”, como fue denominado, alcanzó una altura de 5 metros y fue coronado con alambre de espino. Estaba vigilado por torretas de vigilancia, nidos de ametralladoras y vallas electrificadas. Este sistema se extendió a lo largo de 120 kilómetros dividiendo la ciudad y rodeando completamente Berlín occidental.

Entre 1961 y 1988, más de 100.000 ciudadanos intentaron huir de la RDA atravesando el muro o a través de la frontera entre las dos alemanias. Más de 600 personas fueron abatidas a tiros por soldados de la RDA o murieron de otras formas durante la huida.

En mayo de 1989, Austria y Hungría abrieron sus fronteras a los alemanes del este para que a través de sus territorios pudieran pasar a Alemania occidental, situación que muchos de ellos aprovecharon. Este hecho, unido a la política aperturista que estaba llevando a cabo en la URSS Mijail Gorbachov, propició que el gobierno de la RDA permitiese a los ciudadanos el paso hacia la zona occidental a través de sus fronteras.

El 9 de noviembre de 1989, después de una conferencia de prensa realizada por el jefe de prensa del Partido Comunista oriental, se anunció la libertad para viajar hacia la otra Alemania o a cualquier parte del mundo, elecciones libres y la configuración de un nuevo gobierno.

Los alemanes reaccionaron de inmediato. Miles de berlineses de ambos lados se concentraron frente al muro. Algunos lo escalaron, otros con martillos y picas empezaron a derribarlo. Los ciudadanos de ambos lados se abrazaban emocionados. Por fin había caído el Muro de la Vergüenza.




Fuentes:
- Berlin.de
- Disfruta Berlín
- Historiasiglo20.org
- Guioteca

6 de noviembre de 2014

La oprichnina de Iván El Terrible

Iván IV "El Terrible"
La oprichnina de Iván IV “El Terrible” fue algo así como un infierno, una época de tortura masiva y muerte supervisada por siniestros monjes vestidos de negro, que obedecían a su loco zar y masacraron a cientos de miles de inocentes.

En los últimos meses de 1564, el zar Iván IV anunció su intención de abdicar. Abandonó Moscú con gran parte de su tesoro y unos pocos criados de su confianza. Fueron a Alekandrovsk, una pequeña pero fortificada ciudad al norte, donde Iván se aisló. Su único contacto con Moscú fue a través de dos cartas: una en la que atacaba a la iglesia y a los boyardos y otra en la que tranquilizaba a la gente de Moscovia que todavía se preocupaba por él.

Iván no debió ser demasiado popular entre las clases dominantes –sufrió numerosas rebeliones–, pero sin él la lucha por el poder era inevitable y la guerra civil más que probable. A Iván se le suplicó que volviera, pero él puso unas condiciones bien claras: quería crear una oprichnina, un territorio dentro de Moscovia gobernado única y exclusivamente por él. También quería poder para castigar a los traidores “a su manera”. Bajo la presión de la iglesia y del pueblo, el Consejo de Boyardos aceptó.

Iván regresó y dividió el país en dos: la oprichnina y la zemschina. La primera iba a ser su dominio privado, formado por cualquier tierra y cualquier propiedad que deseara, creando su propia administración, la oprichniki. Las estimaciones varían, pero entre un tercio y la mitad de Moscovia se convirtieron en oprichnina. Principalmente en el norte, Iván IV escogió las zonas más ricas e importantes, desde ciudades enteras hasta casas aisladas. Moscú sufrió la revisión de todas sus calles y todos sus edificios con el fin de integrar a la oprichnina los más adecuados a sus intereses. Los terratenientes y propietarios fueron desalojados y su destino varió del reasentamiento a la ejecución. El resto de Moscovia se convirtió en el zemschina, que siguió operando bajo las instituciones gubernamentales y legales existentes.

Situación de Moscovia en el mapa

Algunos historiadores creen que la amenaza de Iván IV de abdicar, fue fruto de alguna forma de locura derivada de la muerte de su esposa en 1560. Pero si no estaba loco, está claro que fue un oportunista brillante.

Los motivos que llevaron a Ivan IV a crear la oprichnina pueden ser variados: conseguir un reino aislado donde podría gobernar mediante el terror, una táctica para destruir a sus oponentes boyardos y apoderarse de sus riquezas o simplemente un experimento político. Lo que está claro es que la creación de este reino dio a Iván IV la posibilidad de solidificar su poder. Al tomar tierras estratégicas y ricas, el zar podía disponer de su propio ejército y burocracia, al tiempo que reducía la fuerza de sus oponentes boyardos. Los miembros leales de las clases más bajas podían ser promovidos, recompensados con nuevas tierras dentro de la oprichnina, si trabajaban en contra de los traidores.

Durante la década de 1550 y principios de la de 1560, el poder del zar había sido objeto de ataques por parte de algunos sectores boyardos. Iván sufrió el fracaso en la guerra de Livonia y también era víctima de su propio temperamento. Cayó enfermo en 1533 y ordenó a los gobernantes boyardos jurar lealtad a su hijo Dimitrii, que por aquel entonces era un bebé. Varios se negaron, lo que favorecía al príncipe Vladimir Staritsky a la hora de una posible sucesión. Cuando la zarina murió en 1560, Iván sospechó que fue envenenada y dos de sus consejeros fueron condenados a muerte en un juicio amañado. Esto hizo que muchos de sus leales empezaran a desertar.

Anastasia Romanovna, esposa de
Iván IV
La oprichniki jugó un importante papel en la oprichnina de Iván IV. La conformaban los soldados, ministros, policía y burócratas. Los miembros de la oprichniki fueron reclutados en los niveles más bajos de la sociedad, cada miembro era interrogado y su pasado rastreado. Los que pasaban la prueba eran recompensados con tierras y propiedades. El resultado fue un grupo de personas cuya lealtad al zar estaba fuera de toda duda.

El papel exacto de los oprichniki no está del todo claro, debido a que fue sufriendo cambios con el tiempo y a que los historiadores disponen de poca información de la época con la que trabajar. Algunos los ven como una nueva nobleza diseñada para reemplazar a los boyardos. Se cree también que la oprichniki pudo haber sido una policía secreta de la época, el ancestro del KGB.

La oprichniki es descrita a menudo en términos semi-míticos, y es fácil ver el porqué. Su color era el negro: ropa negra, caballos negros y carros negros. Sus símbolos eran una escoba y una cabeza de perro. La escoba representaba el concepto de “barrer a los traidores” y el perro el de “morder los talones de sus enemigos”. Sólo rendían cuentas ante Iván y tenían carta blanca para moverse por todo el país, incluida la zona de la zemschina. Su prerrogativa era eliminar a los traidores, podían matar a quienes quisieran impunemente.

Las historias asociadas a la oprichniki van de lo grotesco a lo extravagante. La gente era empalada y mutilada, mientras que los azotes, las torturas y las violaciones eran comunes. En 1570 Iván y sus hombres atacaron la ciudad de Novgorod, porque el zar creía que planeaba aliarse con Lituania. Miles de ciudadanos fueron ahorcados, ahogados o deportados y los campos circundantes saqueados y arrasados. Las estimaciones en el número de muertos varían entre 15.000 y 60.000 personas. A esto le siguió una acción similar, pero menos brutal, en la ciudad de Pskov, así como la ejecución de muchos funcionarios en Moscú.

Iván El Terrible alternó periodos de salvajismo y de piedad. A menudo enviaba grandes donaciones a los monasterios. Durante uno de estos arranques piadosos, el zar impulsó la creación de una nueva orden monástica, que si bien no se comportaba como la oprichniki, se convirtió en un instrumento del Estado.

La oprichniki también adquirió reputación en el resto de Europa: el príncipe Kurbsky, que había huido de Moscovia en 1564, los describía como “hijos de las tinieblas… cientos y miles de veces peores que los verdugos”.

Como la mayoría de las organizaciones que gobiernan a través del terror, la oprichniki comenzó a canibalizarse a sí misma. Disputas y rivalidades internas llevaron a muchos de sus líderes a acusarse entre ellos de traición. Las principales familias moscovitas trataron de unirse, buscando protección a través de la membresía.

En 1571 un ejército de tártaros de Crimea devastó Moscú, arrasó grandes extensiones de tierra y esclavizó a miles de personas. La oprichnina fracasó claramente en la defensa del país, y un número cada vez mayor de miembros de la oprichniki estaba implicado en casos de traición, por lo que Iván IV la abolió en 1572. Pero el daño ya estaba hecho. Los trabajadores cualificados y los campesinos empezaron a abandonar Moscovia, huyendo del aumento de los impuestos y de los asesinatos indiscriminados. Algunas zonas se despoblaron tanto que la agricultura se derrumbó. El sistema económico quedó muy dañado y la fuerza de Moscú se redujo a los ojos de sus enemigos.

La oprichnina siempre será recordada como un tiempo de terror. La imagen de los investigadores vestidos de negro con un poder inexplicable sigue siendo inquietante, mientras que el uso de los castigos crueles y brutales les ha garantizado una mitología de pesadilla. Se ha cuestionado en gran medida la cordura de Iván El Terrible. Muchos investigadores sugieren que era paranoico y vengativo, o que simplemente estaba loco. Siglos más tarde, Stalin elogió a la oprichnina, por su papel en la eliminación de los aristócratas boyardos.


Fuentes:
- European History
- Russiapedia

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.