21 de enero de 2010

La economía de Mesopotamia

La agricultura era la base de la economía de Mesopotamia y sólo era posible con la ayuda del riego artificial. Los sumerios, al asentarse en la región, construyeron una red de canales con tanta perfección que aún sirven como modelo para las autoridades agronómicas de Irak. Estos canales aumentaron la superficie de cultivo y posibilitaron el desarrollo de la civilización. Los habitantes de las ciudades que surgieron cuidaron los canales y se disputaron las aguas fluviales, vitales para su economía. Los productos de cultivo más importantes que obtuvieron fueron los cereales, como el trigo y la cebada, y los frutos de la palmera (dátiles).
Canal de irrigación sumerio, en Irak

En tiempos de los sumerios, el templo era el núcleo de la vida económica, el centro de la administración de tierras, del sistema de riego y del comercio. También era el centro de reunión de los artesanos. Por lo tanto, el templo tenía una vida animada: allí se almacenaban los granos, se rendían los tributos y reposaban las caravanas comerciales. También allí se radicaban el culto, la administración de justicia y la educación. Además, el templo otorgaba préstamos a personas necesitadas. La organización económica de Mesopotamia, a semejanza de la egipcia, era tributaria. Se exigían impuestos diarios y excepcionales. Para evitar el fraude, las autoridades llevaban a cabo un cálculo de las cosechas y las controlaban por medio de comisiones especiales, integradas por funcionarios del templo, escribas y vecinos. Posteriormente, los príncipes se independizaron del templo y erigieron su propio palacio; las funciones económicas pasaron entonces a estos últimos. Mesopotamia, igual que Egipto, carecía de materias primas básicas como la madera, la piedra y los metales. Esta carencia se solucionó por mediante el comercio: la madera se importaba de Fenicia, la piedra de Elam y los metales provenían de la meseta de Anatolia. Estas transacciones comerciales se hacían mediante el trueque, ya que los mesopotámicos no conocían la moneda. Sí tenían elementos que utilizaban como medidas de valor, por ejemplo lingotes de metal sellados o cantidades concretas de cereales.

5 comentarios:

joselop44 dijo...

Muy buena entrada. Es increible como se mantienen los canales de irrigación hoy en día.
Saludos

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado esta entrada. Y me ha llamado la atención que se pusiera tanto cuidado en la recaudación de impuestos. Ahora tengo la impresión de que se defrauda mucho para mal de todos. Saludos cordiales.

La Dame Masquée dijo...

Pues fijese lo bien que les iba sin dinero ni nada. Habria que enseñarles a los bancos esta entrada, madame, para que vean que no son imprescindibles, y que como nos sigan tocando las narices un dia de estos implantamos de nuevo el sistema de Mesopotamia.

Feliz fin de semana

Bisous

Pauli dijo...

Muy buena la foto que subiste, era lo que estaba buscando. Gracias y mucha suerte con tu blog

eileen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Creative Commons License
Paseando Por la Historia está bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España.